Schopenhauer y la felicidad: 10 reglas para ser feliz

Considerados por muchos el filósofo más pesimista de la historia Schopenhauer es uno de los pensadores más brillantes del siglo XIX. Y lo cierto es que es uno de los mayores representantes del pesimismo filosófico. Pero en sus palabras encontramos mucho más que negatividad y miseria. De hecho, dedica gran parte de su obra a reflexionar sobre la felicidad. Tema del que os hablaremos hoy, tomando 10 reglas de Schopenhauer para encontrar la felicidad.

Schopenhauer y la felicidad

Para Schopenhauer la felicidad es algo inalcanzable y su búsqueda solo nos conducirá a un mayor sufrimiento. El ser humano está en una continua e incansable lucha por conseguir, por satisfacer un deseo tras otro. Una vez se satisface un deseo aparecerá otro aparentemente igual de importante para llegar a ser completamente felices. Así, existimos en un limbo entre el sufrimiento y el aburrimiento.

Schopenhauer y la felicidad

Por ello, para Schopenhauer  la mayor felicidad que se puede alcanzar es una ausencia de dolor. Para ello debemos centrarnos en nuestros placeres del día a día, contentarnos y disfrutar de lo que ya tenemos en vez de estar continuamente preocupados de qué más podemos conseguir.

La felicidad de Schopenhauer es una felicidad fugaz y efímera, que encontraremos en pequeños momentos del día a día. Es algo que no debemos buscar y nunca rechazar, que llegará a nuestra vida sin haberla buscado y que se marchara al cabo de poco tiempo. Si estamos demasiado centrados en la búsqueda de una felicidad futura correremos el riesgo de no disfrutar de los pequeños placeres del día a día y estaremos condenados a una vida de sufrimiento, pues la felicidad que buscamos con tanto ahínco se nos escapará de la punta de nuestros dedos. 

Tanto si concuerdas con la idea de Schopenhauer sobre la felicidad o no, a nadie le van mal unos cuantos consejos para intentar tener más momentos de alegría en su día a día, así que a continuación os contamos 10 reglas de Schopenhauer para ser feliz.

10 reglas de Schopenhauer para ser feliz

1. Evitar la envidia

«No hay nada más implacable y cruel que la envidia: y sin embargo, ¡nos esforzamos incesante y principalmente en suscitar envidia!»

Cada vida es diferente y cada uno vive la vida de una manera distinta. El mismo acontecimiento que puede traer alegría a una persona puede ser una tragedia para otra. No tiene sentido, pues, envidiar los sucesos que ocurren en la vida de otras personas. Si estamos continuamente observando al vecino para comparar nuestros logros con los suyos nos estaremos perdiendo la posibilidad de disfrutar de lo que ya tenemos en nuestra vida.

2. Aceptar que el sufrimiento es inevitable

No todo en la vida van a ser cosas buenas y alegría. Debemos asumir que nos van a ocurrir cosas malas, que el sufrimiento va a estar presente en nuestras vidas. Solo así seremos capaces de afrontarlo con serenidad cuando se presente y seguir disfrutando de los pequeños placeres que nos ofrece la vida incluso cuando estemos pasando por un momento difícil. Y si somos incapaces de encontrar razones para ser felices al menos deberemos aprender el arte de sobrevivir.

«Hacer con buena voluntad lo que se puede y tener la voluntad de soportar el sufrimiento inevitable.»

3. Felicidad sin remordimientos

A la hora de tomar una decisión se deben ponderar bien todas las opciones y posibilidades, pero una vez la acción se ha llevado a cabo no debemos angustiarnos con remordimientos o dudas. Incluso si el resultado es malo debemos recordar que en el momento de tomar la decisión hicimos lo que consideramos mejor o más adecuado y que hay otros componentes, como el azar y el error que pueden influir en los resultados.

4. Disfrutar cada alegría

«Quien está alegre, siempre tiene motivo para ello, a saber, justamente el de estar alegre.»

Schopenhauer y la felicidad: 10 reglas para ser feliz

Debemos estar siempre dispuestos y abiertos a la alegría, cuando sea que llegue. No debemos pedirnos permiso para disfrutar de ella o reflexionar si realmente tenemos motivos para estar felices. Hay que dejar a un lado las preocupaciones y las reflexiones serias, pues la felicidad del momento nos traerá más beneficios que las preocupaciones del futuro.

5. La voluntad de aprender algo nuevo.

Una de las mayores satisfacciones que puede tener el ser humanos es tener éxito en una actividad. Por ello, es importante que nos pongamos retos que nos permitan poner en acción nuestras fuerzas y que nos motiven a alcanzar el éxito.

También será importante que los retos que nos pongamos sean lo suficiente pero no tanto como para que sean imposibles de realizar. Si nos imponemos tareas que luego seremos capaces de llevar a cabo viviremos en un continuo estado de frustración.

6. Cuidar las amistades

«Entre lo que uno tiene están principalmente los amigos. Mas esta posesión tiene la particularidad de que el poseedor tiene que ser en la misma medida propiedad del otro.»

Las amistades resultarán un consuelo a la par que una alegría, por lo que hay que cuidarlas, recordando siempre que es una relación de reciprocidad, en la que igual que se toma se debe dar.

7. Valorar lo que tenemos

Schopenhauer nos advierte de los peligros de enfocarnos demasiado en lo que queremos conseguir y olvidarnos de valorar lo que ya tenemos. La clave, según el filósofo pesimista, será pensar en todo lo que hemos conseguido como si lo fuéramos a perder en cualquier momento. Solo así seremos capaces de encontrar la felicidad en nuestro presente.

8. Mantener una buena salud

«Al menos nueve décimos de nuestra felicidad se basan únicamente en la salud. Porque de ésta depende en primer lugar el buen humor.»

La buena salud y la alegría están profundamente relacionadas, pues una no puede existir sin la otra. Si no tenemos buena salud toda alegría se verá ensombrecida, pero sin alegría nuestra buena salud nos resultará del todo irrelevante. La clave de Schopenhauer para mantener una buena salud es disfrutar de las alegrías del día a día y dos horas de ejercicio en el exterior al día.

9. Moderar nuestras expectativas y deseos

«El medio más seguro para no volverse infeliz es no desear llegar a ser muy feliz.»

Schopenhauer nos aconseja no poner las expectativas demasiado altas, pues inevitablemente nos decepcionaremos. Si moderamos nuestros deseos nos protegeremos del sufrimiento en el caso de que no se cumplan. Y si llegan a cumplirse sentiremos mayor satisfacción, ya que será una sorpresa inesperada.

10. Voluntad de vivir

«La definición de una existencia feliz sería: una existencia tal que, vista objetivamente, o (porque aquí importa un juicio subjetivo) según una reflexión fría y madura, sería decididamente preferible al no ser.»

Para Schopenhauer la mayor muestra de felicidad es querer seguir vivo. A pesar de ser el filósofo del pesimismo y reflexionar profundamente sobre los sufrimientos inevitables de la vida, Schopenhauer no apoya en ningún momento el suicidio. Para Schopenhauer la felicidad y la voluntad de vivir están extrechamente relacionadas, pues una conduce a la otra. Sin momentos de alegría será dificil mantener la voluntad de vivir, pero sin voluntad de vivir resultará complicado encontrar razones por las que ser feliz.

Esperamos que esta lista de consejos te sea de ayuda en tu búsqueda de la felicidad, pero si aún necesitas un empujón para llamar la alegría en tú día a día te recomendamos leer nuestro post sobre la felicidad y el mindfulness. O, si lo que necesitas es encontrar un sentido al sufrimiento vivido y olvidarte de tantas alegrías puedes visitar nuestra reseña sobre El hombre en busca de sentido.

El arte de ser feliz_Schopenhauer_felicidad

Deja un comentario